El huevo poché es una técnica de cocción de huevos en agua a baja temperatura, lo que resulta en una yema líquida y una clara tierna.

    La palabra «poché» proviene del francés y significa «bolsa» o «bolsita». La técnica implica cocinar el huevo dentro de una bolsa de agua caliente. Sin embargo, si prefieres evitar el uso de bolsas de plástico, puedes optar por la variante de hacer huevos poché directamente en el agua, una técnica igualmente efectiva.

    Los huevos poché se consideran una preparación clásica en la alta cocina francesa y se utilizan en una variedad de platos, como huevos Benedictine, huevos en salsa meurette y huevos en cocotte. También son un componente común en la cocina de otros países, como los huevos florentinos en la cocina italiana.

     

    Cómo cocinar un huevo poché

    Los huevos poché son una técnica de cocción de huevos que se originó en la cocina francesa y se ha convertido en una técnica clásica en la gastronomía. Su preparación puede requerir un poco de práctica, pero el resultado es un huevo con una textura suave y una yema líquida, muy apreciada en la alta cocina.
    Tiempo de preparación: 5 minutos
    Tiempo de cocción: 3 minutos
    Plato: Aperitivo, Entrantes y aperitivos
    Cocina: Mediterránea
    Palabra clave: Almuerzo, Aperitivo
    Raciones: 1 huevo
    Autor: Noelia Gamero

    Ingredientes

    • 1 huevo
    • 1 cda vinagre
    • Agua

    Elaboración paso a paso

    Como cocinar un huevo poché para que nos quede perfecto:

    • Hierve agua en una cacerola lo suficientemente profunda para sumergir los huevos. Agrega una cucharada de vinagre al agua. El vinagre ayuda a que las claras de huevo se coagulen más rápido y a mantener la forma del huevo.
    • Rompe un huevo en un tazón pequeño o en una taza, con cuidado de no romper la yema.
    • Lleva el agua a un suave hervor y luego reduce el fuego para que el agua esté a punto de burbujear pero no esté hirviendo con fuerza.
    • Utiliza una cuchara para crear un remolino en el agua. Esto se hace girando la cuchara alrededor en el agua caliente para crear un pequeño remolino en el centro.
    • Con mucho cuidado, desliza el huevo en el centro del remolino. El remolino ayudará a que las claras del huevo se envuelvan alrededor de la yema, creando una forma redonda y compacta.
    • Cocina el huevo durante unos 3 minutos para obtener una yema líquida.
    • Usando una espumadera, retira suavemente el huevo poché del agua y colócalo sobre papel de cocina para eliminar el exceso de agua.
    ¿Has probado la receta?¡ Cuéntanos cómo te ha salido !

    El huevo poché es una técnica de cocción de huevos en agua a baja temperatura, lo que resulta en una yema líquida y una clara tierna.

    La palabra «poché» proviene del francés y significa «bolsa» o «bolsita». La técnica implica cocinar el huevo dentro de una bolsa de agua caliente. Sin embargo, si prefieres evitar el uso de bolsas de plástico, puedes optar por la variante de hacer huevos poché directamente en el agua, una técnica igualmente efectiva.

    Los huevos poché se consideran una preparación clásica en la alta cocina francesa y se utilizan en una variedad de platos, como huevos Benedictine, huevos en salsa meurette y huevos en cocotte. También son un componente común en la cocina de otros países, como los huevos florentinos en la cocina italiana.

     

    Cómo cocinar un huevo poché

    Los huevos poché son una técnica de cocción de huevos que se originó en la cocina francesa y se ha convertido en una técnica clásica en la gastronomía. Su preparación puede requerir un poco de práctica, pero el resultado es un huevo con una textura suave y una yema líquida, muy apreciada en la alta cocina.
    Tiempo de preparación: 5 minutos
    Tiempo de cocción: 3 minutos
    Plato: Aperitivo, Entrantes y aperitivos
    Cocina: Mediterránea
    Palabra clave: Almuerzo, Aperitivo
    Raciones: 1 huevo
    Autor: Noelia Gamero

    Ingredientes

    • 1 huevo
    • 1 cda vinagre
    • Agua

    Elaboración paso a paso

    Como cocinar un huevo poché para que nos quede perfecto:

    • Hierve agua en una cacerola lo suficientemente profunda para sumergir los huevos. Agrega una cucharada de vinagre al agua. El vinagre ayuda a que las claras de huevo se coagulen más rápido y a mantener la forma del huevo.
    • Rompe un huevo en un tazón pequeño o en una taza, con cuidado de no romper la yema.
    • Lleva el agua a un suave hervor y luego reduce el fuego para que el agua esté a punto de burbujear pero no esté hirviendo con fuerza.
    • Utiliza una cuchara para crear un remolino en el agua. Esto se hace girando la cuchara alrededor en el agua caliente para crear un pequeño remolino en el centro.
    • Con mucho cuidado, desliza el huevo en el centro del remolino. El remolino ayudará a que las claras del huevo se envuelvan alrededor de la yema, creando una forma redonda y compacta.
    • Cocina el huevo durante unos 3 minutos para obtener una yema líquida.
    • Usando una espumadera, retira suavemente el huevo poché del agua y colócalo sobre papel de cocina para eliminar el exceso de agua.
    ¿Has probado la receta?¡ Cuéntanos cómo te ha salido !