Flan cheesecake de calabaza

Sin duda, un postre para sorprender. La textura es muy cremosa, el sabor increíble y además, es súper fácil de elaborar y no necesita horno.

La mejor temporada para el consumo de calabaza es el verano y el comienzo del otoño. Cómo técnica personal, en esta época me gusta asar calabaza y reservar para deliciosas recetas, dulces o saladas. Es un ingrediente que puede darnos mucho juego.

Para ello la parto en cuartos y sin quitar la piel ni pepitas, meto en el horno a 170º hasta que queda blanda, aproximadamente 35-40 minutos.

Tiempo de preparación: 5 minutos de preparación + 2 horas de enfriado.